CIRUGÍA DE GLÁNDULA PARÓTIDA

¿Que Es la Cirugía de Glándula Parótida?

Las glándulas salivales principales, las que generan y vacían saliva de la boca, son tres pares: las glándulas submandibulares, las glándulas salivales sublinguales y las glándulas parótidas.

La cirugía de la glándula parótida, también conocida como parotidectomía, es la operación que se encarga de extirpar los tumores que crecen en dicha glándula, la principal y más grande de las glándulas salivales que se encuentran justo debajo de las orejas, una a cada lado del cuello.

Se calcula que más del 70% de los tumores son benignos, pero es importante analizar cualquier bulto que se detecte. Hay variantes en la intervención que se practica, sin embargo, las más comunes son la parotidectomía superficial o total, con conservación del nervio facial.

Los casos típicos en los que se recomienda la cirugía de la glándula parótida son neoplasia (tumor benigno o canceroso derivado del crecimiento de células), abscesos en la parótida (acumulación de pus), cálculos salivales (la glándula se obstruye debido a la acumulación de minerales), parotiditis crónica (inflamación crónica de la glándula parótida) y sialorrea (salivación excesiva).

La cirugía puede ser practicada con diferentes técnicas: la parotidectomía superficial o lateral, parotidectomía total, o parotidectomía radical.

Si se quita un solo lóbulo de la glándula parótida, es una parotidectomía parcial, y cuando se debe eliminar toda la glándula el procedimiento consiste en una parotidectomía total. A menudo, durante la intervención quirúrgica es cuando el cirujano decide sobre que parte se debe extirpar.

La cirugía se lleva a cabo bajo anestesia general. Durante el procedimiento se hace una incisión en la parte frontal de la oreja que se extiende hasta debajo del lóbulo de la oreja y hacia el lado del cuello. A continuación, el cirujano extirpa el lóbulo frontal de la glándula parótida.

El segundo lóbulo de la glándula es más profundo y está situado en el lado de la cara, detrás del nervio facial. En esta etapa el cirujano puede examinar el segundo lóbulo para determinar si se debe eliminar. Si la glándula requiere ser extirpada, debe identificar los nervios faciales y retirar con cuidado el lóbulo más profundo de la glándula mientras que deja los nervios intactos. Después de que todas las partes enfermas han sido retiradas, se cierra la incisión para completar el procedimiento.

El periodo de hospitalización es breve, la mayoría de los pacientes van a casa luego de uno o dos días, sin embargo, el periodo de recuperación total puede llevar hasta cuatro meses.