BYPASS GÁSTRICO

Bypass Gástrico

El bypass gástrico también conocido como bypass gástrico en Y de Roux, es un tipo de cirugía de pérdida de peso que consiste en crear un pequeño saco desde el estómago y conectarlo directamente al intestino delgado. De esta manera, con el bypass gástrico los alimentos ingeridos pasarán de este pequeño saco de estómago al intestino delgado de manera directa, de modo que al eludir la mayor parte del estómago y la primera sección del intestino delgado, se logra mínima absorción calórica y de nutrientes. El apetito se reduce también, y por ende, ocurrirá una pérdida de peso considerable en el paciente.

Es recomendable principalmente para pacientes que padecen alguna enfermedad metabólica asociada a la obesidad tales como la diabetes, la hipertensión arterial o apnea del sueño.

Esta cirugía es una de las más frecuentes de cirugía bariátrica en Estados Unidos, y se realiza cuando el paciente ha hecho dieta y ejercicio sin resultados positivos, o si tiene problemas graves de salud debido a su peso.

¿Por qué se realiza?

Esta intervención quirúrgica se vuelve necesaria cuando una persona debe perder el exceso de peso para reducir el riesgo de contraer problemas de salud relacionados con la obesidad que pueden poner en riesgo su vida.

  • ERG o reflujo gastroesofágico
  • Enfermedades del corazón
  • Hipertensión
  • Colesterol alto
  • Apnea
  • Diabetes tipo 2
  • Accidente cerebro vascular
  • Esterilidad

¿En que consiste la cirugía de Bypass Gástrico?

En esta técnica se deja un pequeño estómago de 15 a 30 ml que se conecta directamente al intestino delgado, de esta manera la comida que consume el paciente salta un gran segmento de intestino delgado y se disminuye con ello la absorción calórica y de nutrientes. El apetito se reduce también, y por ende, comenzará a bajar de peso el paciente.

Esta intervención consigue además que el paciente rechace alimentos altos en azúcares o alimentos grasos, pues al comenzar a consumirlas, el bypass le produce una sensación desagradable llamada “síndrome dumping”, que le puede provocar náuseas, calambres y diarrea durante unos minutos.

La cirugía dura aproximadamente dos horas y se realiza por vía laparoscopia con una mínima invasión para una rápida recuperación. El tiempo de hospitalización varía entre tres y cinco días.

Preguntas Frecuentes

¿Cómo se realiza la cirugía?

En la cirugía laparoscópica de bypass gástrico el cirujano hace de cuatro a seis incisiones pequeñas en su abdomen. El laparoscopio y los instrumentos necesarios para realizar la intervención se insertan a través de estas incisiones. La cámara se conecta a un monitor de video que le  permite al cirujano ver el interior de su abdomen mientras opera.

¿Quién es candidato a una cirugía de Bypass Gástrico por laparoscopia?

Esta cirugía bariátrica beneficia a quienes han fracasado en su intento por bajar de peso por otros métodos no quirúrgicos. Personas con un índice de masa corporal de 40 o superior, hombres que pesan más de 45 kilos por encima de su peso ideal o las mujeres que pesan 36 kilos de sobrepeso. Las personas con un IMC entre 35 y 40 que sufren de otra enfermedad relacionada con la obesidad como la diabetes tipo 2, la apnea del sueño o una cardiopatía. También personas con artritis severa relacionada con el peso o severa relacionada con el peso enfermedad respiratoria.

Es importante aclarar que el bypass gástrico no es para cualquier persona con un sobrepeso grave. Se requiere que el paciente cumpla ciertas pautas médicas para que se le considere apto para una cirugía de esta naturaleza. Para deducir si se debe o no realizar esta intervención en un paciente, se requiere un extenso proceso de evaluación.

¿Cuáles son las ventajas del Bypass Gástrico?

Las ventajas de realizar esta cirugía por laparoscopía son un periodo de hospitalización más corto y recuperación más rápida, menos dolor, cicatrices más pequeñas y un menor riesgo de padecer una hernia o infección.

Beneficios

A lo largo de 5 años posteriores a  la intervención del bypass gástrico, el paciente pierde peso de manera gradual (la baja significativa de peso se da en el primer año) hasta llegar al 65 a 70% de pérdida del sobrepeso. Se considera un éxito la cirugía cuando el paciente pierde al menos el 50% del sobrepeso.

Con la pérdida de peso, además de brindar un impulso a la autoestima del paciente, mejora su calidad de vida mejorando radicalmente su estado de diabetes, de hipertensión arterial, apnea del sueño y otras enfermedades relacionadas con el sobrepeso como el síndrome metabólico.

Cuidados del paciente con Bypass Gástrico

El paciente debe estar dispuesto a realizar cambios permanentes para llevar un estilo de vida sano. La alimentación balanceada es importante para el paciente en lo posterior a la cirugía. Al principio la persona se verá limitada a consumir pequeñas cantidades de alimento en cada comida, empezando con líquidos para luego pasar a alimentos sólidos.

Para mantenerse saludable en el consumo suficiente de proteínas, vitaminas y minerales, es necesario que el paciente reciba atención de un especialista en nutrición bariátrica para que no corra riesgos.

El paciente puede llegar a recuperar parte del peso perdido si no cuida sus hábitos alimenticios, puesto que la cirugía es un medio mecánico para controlar la cantidad de alimento que se consume pero no para curar los aspectos psicológicos de la enfermedad.

La pérdida de peso es de grasa pero no de las partes nobles del organismo (músculos, órganos vitales como hígado, riñón, corazón).

También se sugiere al paciente que para mantener los resultados que le brinda la cirugía bariátrica y la correcta alimentación, se mantenga activo y reduzca considerablemente la ingesta de alcohol. El médico podría pedir al paciente que participe en programas de seguimiento de largo plazo para controlar su nutrición, comportamiento alimentario y estilo de vida, y de las enfermedades que padece. Con estas acciones se verá favorecido en la tonificación de músculos.

Riesgos

Como en otras cirugías, la del bypass gástrico conlleva algunos posibles riesgos para la salud, tanto a corto como a largo plazo, además de que se asemejan a cualquier otra cirugía abdominal como los siguientes:

  • Sangrado excesivo
  • Infección
  • Reacción desfavorable a la anestesia
  • Coágulos sanguíneos
  • Problemas pulmonares o respiratorios
  • Problemas en el aparato digestivo

    A largo plazo pueden presentarse otros problemas de salud:

    • Obstrucción intestinal
    • Diarrea, náuseas y vómitos
    • Cálculos biliares
    • Hipoglucemia
    • Desnutrición
    • Perforación estomacal
    • Úlceras estomacales

    Es poco común que una complicación del bypass gástrico sea mortal.

    Alimentos y medicamentos

    El paciente debe entregar al médico y al resto del personal que lo atenderá para la cirugía todos los medicamentos que ingiere, así como también las vitaminas, los minerales y los suplementos dietéticos que ha estado tomando. De estos, es posible que el cuerpo médico decida restringir algunos de los alimentos, bebidas y medicamentos como preparación para la intervención quirúrgica.

    Dentro de los datos más importantes que el paciente debe comunicar a su médico están la ingesta de medicamentos anticoagulantes. Si estos medicamentos se ingieren de rutina, la prescripción se debería modificar muy posiblemente debido a que estos medicamentos afectan la coagulación y el sangrado.

    Si el paciente se inyecta insulina o consume otros medicamentos para el tratamiento de la diabetes, el médico decidirá si indica instrucciones específicas sobre cómo tomarlos o ajustarlos en lo posterior a la cirugía.

    Otras precauciones

    Dejar de fumar e iniciar un programa de actividad física es lo más recomendable. El paciente debe ver con antelación si requiere de ayuda en casa de algún familiar o personal de enfermería para lograr una recuperación satisfactoria. La organización es importante.

    Después de la cirugía

    Se puede ingerir líquidos pero no alimentos sólidos, mientras el estómago y los intestinos comienzan a curarse. Posteriormente se pasará lentamente de los líquidos a alimentos hechos puré. Finalmente el paciente podrá consumir alimentos blandos y luego pasar a alimentos más sólidos, a medida que el cuerpo pueda tolerarlos.

    El médico se encarga de indicar las restricciones o límites en qué comer y beber y en qué cantidades. Las recomendaciones pueden incluir tomar suplementos de vitaminas y minerales después de la cirugía que incluyen hierro, calcio, y vitamina B-12.

    Durante los primeros meses el paciente deberá someterse a revisiones frecuentes para controlar su salud. Estas revisiones pueden incluir análisis de laboratorio, de sangre y otros exámenes más.

    Los cambios más evidentes al bajar de peso dentro de los primeros seis meses posterior a la intervención son:

    • Dolor generalizado
    • Sensación de cansancio
    • Sensación de frío
    • Piel seca
    • Debilitamiento o caída del cabello
    • Cambios de humor

    Estos cambios son propios de la reacción del cuerpo a la pérdida rápida de peso.

    Resultados

    Además de la pérdida de peso, el bypass gástrico contribuye a mejorar o curar las enfermedades que suelen estar relacionadas con el sobrepeso tales como:

    • ERG o reflujo gastroesofágico
    • Enfermedades del corazón
    • Hipertensión
    • Colesterol alto
    • Apnea
    • Diabetes tipo 2
    • Accidente cerebro vascular
    • Esterilidad

    También se mejora la capacidad para realizar todas las actividades que al paciente le cuestan mucho debido al sobrepeso, lo que puede mejorar la calidad de vida y autoestima de manera considerable.

     

    Es importante que el paciente no falte a ninguna de sus consultas de seguimiento después de la cirugía para bajar de peso. Si el paciente observa que no está bajando de peso o que tiene complicaciones inesperadas, se debe consultar al médico de inmediato para la correcta valoración y tratamiento.